contenido
whiterborderver whiteborderhor whiterborderver
ceprinas.com
  Facebook LinkTwitter LinkHome LinkEmail LinkAdmin Link
logo_header blog
menubar_lat Quienes Somos Servicios Publicaciones Blog Contacto menubar_lat
lateralblog  

Junio 07/16
EL VALOR DE LAS ESTRELLAS FIJAS

blog12

Tal vez muchos astrólogos en su práctica desechen las llamadas Estrellas Fijas. No le encuentran utilidad ni razón de ser a la infinitud de estrellas que noche a noche nos circundan. La verdad es que su importancia no conoce límites y jamás pueden ser ignoradas. Siglos y siglos de estudio nos preceden. Lo más normal, en aquellos tiempos, era observar a los astrólogos haciendo uso de las mismas, pues sin ellas su trabajo carecía de veracidad.

John Frawley nos recuerda su importancia en varias de sus obras escritas; y lo que es más importante, su sentida utilidad y certeza según el escalón de la jerarquía astrológica que estemos evaluando. No es lo mismo estudiar una carta horaria (el piso inferior del edificio de la Astrología) a una carta mundana (el piso superior), pues mientras en la primera algunas estrellas son de uso frecuente, en la segunda su cantidad e importancia se llevan todos los honores.

El inicio de mi reciente viaje al vecino Ecuador requirió elegir la mejor opción entre cuatro horas diferentes: 9:55 a.m., 10:16 a.m., 11:53 a.m. y 2:00 p.m. Al final me decanté por las 11:53 a.m., del 26 de mayo de 2016, como la mejor. Si usted levanta las cuatro cartas electivas, usando las coordenadas y la diferencia con GMT de la ciudad de Cali – Colombia, podrá entender las razones de mi duda. En últimas, igual, me podría preguntar por qué elegí esa opción y no otra de las alternas.

blog12a

Lo invito a que por unos segundos observe cuidadosamente el grado y minuto del Ascendente. ¿Nota algo en especial? ¿Algo llama su atención?
Mientras usted obtiene su respuesta, déjeme ilustrarle algunos puntos relevantes de la carta que he elegido: el Sol, el regente de mi Ascendente natal en Leo y por ende mi regente personal, lo he ubicado en la parte más alta de la carta, lo que le permitirá actuar con su mayor poder. Lo anterior es de máxima importancia y no puede ser obviado. Siempre el significador personal de quien toma la electiva debe figurar en su mejor condición, es decir, ubicarlo lo más poderoso que sea posible y tanto por dignidad esencial como accidental. Por tratarse de un viaje al extranjero, es correcto ubicar al regente del Ascendente de la carta electiva dentro de la casa novena, como es nuestro caso. Mejor aún si logramos pegarlo a su cúspide. Marte, regente en mi carta natal de los viajes lejanos, se ubica en conjunción cercana con la cúspide de la casa cuatro, la del regreso de nuestro viaje. La condición de Marte, retrógrado y peregrino, en verdad me preocupo más de la cuenta, en especial al saber de las casas que habría de regir: la tres y la ocho. Mi viaje requería de un desplazamiento terrestre hasta la ciudad de Quito. Lo relacionado con Marte me sería revelado en su momento.

Entonces, ¿notó algo en especial en el Ascendente? ¿Algo llamó su atención?
En el primer grado de Virgo se ubica la importante estrella fija que lleva por nombre Regulus. “El corazón del León”, otro de sus nombres más comunes. En esencia a esta estrella fija se le atribuye la obtención de importantes logros materiales. No es necesariamente feliz, pero atrae el éxito. En la página 304 de su obra titulada La Verdadera Astrología, editorial Sirio, John Frawley al respecto nos ilustra: “El rey Carlos I de Inglaterra dio ejemplo: con Regulus en su Ascendente, nació para reinar; la muerte de su hermano mayor le llevó inesperadamente al trono; sin embargo, Regulus tuvo su acostumbrado final desgraciado”.

Pues bien, mi viaje estuvo desde su inicio marcado por tan especial estrella fija. Me esperaban tanto el éxito como la desgracia al final. Me preguntaba, ¿cuán grande serían mi éxito y mi infortunio?
¿Qué ocurrió exactamente?

El viaje de ida fue perfecto desde todo punto de vista. Mi estadía en la ciudad de Quito no pudo ser mejor, todo salió a pedir de boca. Quienes conozcan la ciudad pueden dar fe de lo bien que se vive en el sector de la Carolina, donde todo refleja vida y abundancia hasta más no poder. Los buenos hoteles, la buena comida y los elegantes centros comerciales abundan en tan exclusivo sector. No hubo nada que no pudiera ser solucionado pronta y satisfactoriamente. Fueron los días de la final de la Champions League entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

Mi viaje de regreso:

De la ciudad de Quito salí sobre las 9:00 p.m. Ningún contratiempo sucedió hasta la frontera con Colombia. En mi país encontré los primeros síntomas: la terminal de transportes de la ciudad de Ipiales empezaba el despacho de los buses sólo a partir de las 5:00 a.m. Me esperaba un viaje de doce horas hasta la ciudad de Cali, donde resido hace 24 años. Las primeras luces del 31 de mayo de 2016 me sorprendieron a bordo del bus de la empresa Transipiales y muy cerca de la ciudad de Pasto. Todo iba bien, marchando según lo previsto. Nuestro viaje había avanzado lo suficiente, unas diez horas a lo sumo. Sin duda, estábamos muy cerca de mi ciudad de Cali. De pronto… lo que más temíamos estaba frente a nosotros, los que viajábamos en el bus: nos habíamos detenido en plena vía panamericana.

Fui consciente de todo cuanto sucedía exactamente a las 2:57 p.m. Los indígenas y campesinos habían cerrado (bloqueado) la principal vía por donde a diario circulan cientos de vehículos en ambos sentidos, como parte de sus reclamaciones al Estado colombiano. El paro agrario había iniciado. Un par de horas antes la vía había sido cerrada, esa fue la información que nos suministraron los conductores del bus. Todo se veía mal, sin dar muestra de una pronta solución. Cada minuto que pasaba las cosas se tornaban más graves en muchos sentidos. Quedarnos allí estancados o regresarnos hasta la ciudad de Popayán se apuntaban como las dos opciones más a la mano.

Sobre las 6:00 p.m. nuestro bus empezaba a moverse de nuevo. En ese preciso instante las tanquetas y camiones con personal de la policía antidisturbios hacían su arribo al lugar del bloqueo, conocido como el “Peaje de Tunia”, al norte del departamento del Cauca. Atrás quedaba el bloqueo y los vehículos aparcados en plena vía pública. Nuestra decisión concertada fue la de internarnos por una de las vías secundarias, arriesgándonos a todo. Tomamos la vía a Morales. Una vía que más que una vía era una verdadera trocha. Por suerte no había llovido en los últimos días y era poco el tráfico de vehículos por la misma. Exactamente sobre las 9:01 p.m. habíamos llegado a la población de Jamundí. Quince minutos después recorríamos felices las calles de la ciudad de Cali. Nuestro viaje de regreso había terminado.           

blog12b

La carta que muestro es la del momento exacto en que me entero de lo que estaba sucediendo en plena vía panamericana. Sin duda, la combustión solar a la que está siendo sometido Venus, regente del Ascendente en Libra, confirma la incomodidad y peligrosidad del momento. Sólo tomando medidas extremas puede ser superada una combustión solar dentro de la casa ocho. Vivir o morir es su consigna. No cabe duda que la decisión concertada que tomamos fue la más correcta, sin dejar de reconocer lo peligrosa de la misma, pues nos estábamos internando en territorios dominados por las guerrillas de las FARC.

Por suerte para nosotros, algo que en mi caso ignoraba en aquel difícil momento, una segunda estrella fija marcó y decidió nuestra suerte. Es una de las mejores y más positivas estrellas fijas: Spica. La llamada “Espiga de la Virgen” se apropia del Ascendente de la carta. En la página 140 de su obra Manual de Astrología Horaria – Versión Extendida, John Frawley dice: “Está asociada con la Virgen María, por lo que es altamente protectora. Spica en el Ascendente no indica necesariamente que todo saldrá como se espera, pero incluso si las cosas no salen bien, estarás bien al final, serás cuidado”. Contundente, ¿verdad? Sobran mis palabras.

**
Me gustaría retomar la primera de las dos cartas, la del inicio de mi viaje. Con la ventaja incuestionable de la retrospección podemos echarle un vistazo y aprender de los secretos que ocultan los cielos. Se nos enseña, en relación con un viaje, que el Ascendente representa siempre el inicio del mismo; el Medio Cielo la mitad y el Descendente el sitio al que nos dirigimos, el final del viaje. La casa cuatro, el Bajo Cielo, asume la representación de nuestro regreso. Así entonces, ahora nos es muy fácil corroborar en qué parte de nuestro viaje se anunciaban las contrariedades. Marte ha sido muy determinante, recuerden que por su regencia sobre la casa tres tiene el control de las carreteras. De igual manera, podemos entender mejor la presencia de Saturno, el maestro de los bloqueos y retrasos, dentro de la casa  cuatro. Marte y Saturno sitian la cúspide de la casa cuatro. Ninguno de los dos goza de fuerte dignidad esencial, son peregrinos y retrógrados y por ende tienden hacia el mal, un mal hacer de su parte.

**
Quiero mostrarles la carta del momento exacto en que la decisión concertada entre pasajeros y conductores se gestó: avanzar por la vía secundaria, por la trocha.

blog12c

Júpiter, regente del Ascendente y por ende del conductor del bus, bastante débil en Virgo, hace gala de su poder de acción concedido por su angularidad en la casa diez. Saturno, el bloqueo y el bloqueador (los campesinos e indígenas: Saturno), reclama su importancia al ubicarse dentro de la casa uno. La Luna, que lo detesta, se apresta a negociar en su aspecto de trígono con Saturno una opción de avanzar (Sagitario). A las 9:01 p.m., a 15 minutos de la ciudad de Cali, el trígono entre Luna y Saturno había sido superado. Además de esta aproximación, puedo igual hacerlo usando el principal significador planetario en la carta anterior: Venus. Lo hallamos en una cerrada oposición al Ascendente en Sagitario, en señal inequívoca de querer enfrentar y resolver el problema: el bloqueo que ocurre justo en el lugar significado por el Ascendente. Venus decidió alejarse lo máximo que sus condiciones se lo permiten del sitio de peligro (180° es lo máximo permitido), del lugar donde los campesinos decidieron bloquear la vía. La casa uno siempre nos da una visión de lo que acontece en un lugar determinado. Venus con su descenso hacia la casa sexta se aprestar a internarse en la zona oscura de la carta, lo que es lo mismo que asumir los riesgos que implica transitar por una vía alterna, por la trocha.   

**
Entiendo bien, lo acepto siempre, que la prioridad al levantar una carta electiva o una revolución solar es asegurarnos de que la persona regrese con vida a su hogar. Que regrese enfermo o con serias dificultades es entendible, pero que regrese vivo. De nada les servía a los astrólogos de antaño preparar la mejor carta electiva para su rey, una que le permitiera coronarse de triunfos, grandes tesoros y la expansión de sus dominios, si al final retornaba en un féretro. La vida está por encima de todo lo demás. En mi caso personal, puedo decir que ambas estrellas fijas me han dado todo cuanto podían y debían. Cada una a su manera se aseguró de aportar lo pertinente.

Hago mías las sabias explicaciones del maestro John Frawley: “Regulus es muy afortunada para la acción en el mundo, aunque tal acción puede acabar teniendo un final complicado. Espiga no está tan orientada hacia objetivos, pero es muy afortunada, y ejerce una poderosa influencia protectora”.

De mi parte solo tengo palabras de agradecimiento para ambos conductores que por su valentía y ganas de solucionar el impase lograron traernos sanos y salvos hasta la ciudad de Cali. No quiero imaginar la suerte que hubiéramos corrido de habernos quedado en medio del bloqueo en el sector de Tunia. Hoy que escribo este artículo, el paro campesino y los bloqueos en la vía panamericana continúan, nada ha sido solucionado y tanto los buses como los camiones siguen represados.

Giovanny Londoño Romero
Santiago de Cali – Colombia, Junio 07 de 2016

whiteborderhor
CEPRINAS SE RESERVA TODOS LOS DERECHOS DE VENTA DE SUS SERVICIOS Y PRODUCTOS
© 2016 CEPRINAS - WEBDESIGN: DSILVAS VISUAL COMMUNICATION