contenido
whiterborderver whiteborderhor whiterborderver
ceprinas.com
  Facebook LinkTwitter LinkHome LinkEmail LinkAdmin Link
logo_header blog
menubar_lat Quienes Somos Servicios Publicaciones Blog Contacto menubar_lat
lateralblog  

Mayo 12/16
FENÓMENO EN LAS COSTAS DE CHILE

blog10_a

Un inexplicable fenómeno se viene presentando en las costas de Chile: miles de especies marinas muertas, entre ellas mariscos y moluscos, se esparcen por doquier. La preocupación de las autoridades sanitarias y gubernamentales en general, unida a la de cientos de familias que derivan su sustento de la pesca, ha generado la alerta e intervención de los entes requeridos.

Es común que en casos como el anterior las probables causas y versiones choquen entre sí, sin apostar por nada definitivo. En mi caso quiero apuntar mi conclusión sobre lo que está causando la mortandad desde la visión de la astrología horaria, y para ello he levantado mi carta para el momento exacto en que escucho y entiendo cabalmente la información: mayo 9 de 2016, 1:32 pm en Cali – Valle.

blog10_b

Lo primero a realizar es ubicar el significador planetario de los mayores afectados, es decir, las especies marinas. El maestro John Frawley nos ilustra en la página 48 de su obra Manual de Astrología Horaria – Versión Extendida, sobre los significados de la Luna: “Criaturas que viven en el agua: peces, nutrias marinas, ranas, patos, ostras. O que salen por la noche: babosas, búhos, gálagos”.

La Luna acaba de ingresar en el signo de Cáncer, su signo de regencia. De entrada nos vende la imagen de unas criaturas marinas en buen estado. En términos simples lo anterior debe ser entendido como que los peces no son los responsables del mal que los está aquejando. En su propio signo y casa angular, la Luna no podría ser más poderosa. No creo que tenga la necesidad de explicar la sentida importancia del signo Cáncer, uno de los signos del elemento agua, en nuestra investigación. La Luna en Cáncer no tiene ningún problema. Lo anterior nos deja como una primera opción buscar la causa del problema en el signo que acaba de transitar la Luna: Géminis. Este signo además de estar relacionado con el oxígeno que respiramos y los órganos que usamos para tal fin, lo está con la movilidad de nuestras extremidades. La falta de oxígeno en las aguas del mar es una causa aceptable del problema. 

Ahora bien, si la Luna por su formidable ubicación no es la causa del problema, está claro que debemos buscarla en otro lugar de la carta. ¿Dónde exactamente?

Dos elementos además de superclaves son inevitables en nuestra investigación: las criaturas marinas y su hábitat. Si las especies marinas no son el problema, entonces debemos revisar su hábitat, el mar. ¿Dónde ubicamos el mar?

Así como el cielo es lo más alto desde nuestro punto de observación, el mar sería la parte más profunda. Si el cielo lo relacionamos con la cúspide del Medio Cielo, no hay duda que el mar lo hallamos exactamente en el punto opuesto, en el Bajo Cielo o cúspide de la casa cuatro.

Quiero toda su atención ahora. La carta nos muestra algo que por su contundencia no requiere explicación adicional. En Cáncer, ubicación de la Luna, los dos planetas que peor comportamiento muestran son los llamados maléficos: Marte y Saturno. Ambos, peregrinos y retrógrados para empezar, se ubican justo al lado y lado de la cúspide de la casa cuatro, la sitian o rodean. Tenemos a dos planetas en condición de hacer daño rodeando el punto que representa el mar. Nos queda claro que el mal o lo que está funcionando mal yace en el propio mar. El mar está siendo invadido por el efecto perjudicial de los dos maléficos. Mientras que Marte es muy caliente, Saturno es bastante frío. Entre dos extremos se mueven las aguas del mar. Entre la espada y la pared, sería la advertencia.

Si aceptamos que la problemática yace en el mar, entonces su regente planetario nos lo debe corroborar y darnos las pistas que faltan. Júpiter, bastante complicado y debilitado en los actuales momentos, asume la regencia del inmenso mar Pacifico. Su angularidad hace más evidente el problema. Como todo lo de Júpiter, estamos ante un problema de proporciones gigantescas que requiere de todos los esfuerzos y saberes para su pronta solución.  ¿Qué tan grave es el problema?

La anterior pregunta la podemos resolver de la manera más elemental haciendo uso de la Naturaleza y tanto del planeta como del signo de ubicación. Júpiter es caliente y húmedo y se ubica en un signo del elemento tierra, frío y seco. Sus naturalezas son contrarias y por ende, son el indicador más claro de dolencia o enfermedad, de que algo está funcionando mal. Lo que estamos viendo es un problema ocasionado por el choque o la mezcla de dos tipos de naturalezas diferentes, que se enfrentan y anulan entre sí.

Todo nos da pie para aceptar que el llamado problema del recalentamiento global, con expresiones como el fenómeno del Niño, es la causa de que hoy estemos asistiendo a la mortandad de infinidad de especies marinas y no sólo en las costas chilenas, sino en diversos lugares de nuestro azul planeta. 
En Internet, al respecto, se puede leer lo siguiente:

“Un océano “movido y cambiante”

Con más de 4 mil kilómetros de costa, Chile es uno de los países con mayor extensión de mar en su territorio y tradicionalmente debe hacer frente a los avatares del fenómeno climático de El Niño, que aumenta la temperatura superficial del océano Pacífico.

Con aguas más cálidas se producen florecimientos anormales de algas, que consumen el oxígeno provocando la muerte por asfixia en el caso del salmón o generando una alta concentración de toxinas en el de la marea roja.

Por ahora, El Niño es sindicado por científicos como la causa más probable de la mayor parte de las anomalías que se registran en el mar chileno, aunque no de todas.

“Suponemos que un factor común a los eventos de mortalidad ocurridos tanto en la zona sur de Chile, en los salmones cultivados, como en la ocurrida en peces costeros (sardina principalmente), corresponde al actual fenómeno de El Niño, el cual ha sido clasificado como uno de los más intensos en los últimos 65 años”, señaló a la AFP un panel de expertos del Instituto de Fomento Pesquero de Chile (IFOP).

“El océano chileno está movido y cambiante. Ha habido una serie de eventos que denotan la presencia de un ‘Niño’ con manifestaciones bastantes diversas”, coincidió por su parte Sergio Palma, doctor en oceanografía de la Universidad Católica de Valparaíso.

Pero no sería el único factor detonante.

La masiva mortalidad de ballenas en la Patagonia “podría ser provocada por un proceso ecológico natural”, no relacionado a la muerte de sardinas y mariscos, afirmó a la AFP Laura Farías, oceanógrafa de Universidad de Concepción.

“No hay algo ecológico, oceanográfico o climático” que pueda unir ambos fenómenos
, agrega la experta.

Para Farías, el creciente desarrollo de la acuicultura en la zona podría estar detrás de la masiva muerte de salmones y mariscos.

“Hay estudios que indican que en la Patagonia la mayor frecuencia de ‘Bloom’ (o masiva presencia de algas) tóxicos podrían ser una consecuencia de la acuicultura”, explica.

De momento, el mar chileno tendría un respiro. Diversos análisis muestran que el fenómeno de El Niño estaría en retirada, provocando lentamente un descenso de la temperatura de las aguas, aunque la sucesiva ocurrencia de fenómenos marinos dejó varias tareas por delante.

“Chile aún carece de información sobre el mar. Hay que invertir en información oceanográfica, que seamos capaces de predecir ciertos eventos” y prepararse mejor para enfrentar los efectos del cambio climático, afirma Valesca Montes, coordinadora de Pesquerías de la organización conservacionista WWF Chile”.

Giovanny Londoño Romero
Santiago de Cali – Colombia, Mayo 12 de 2016

whiteborderhor
CEPRINAS SE RESERVA TODOS LOS DERECHOS DE VENTA DE SUS SERVICIOS Y PRODUCTOS
© 2016 CEPRINAS - WEBDESIGN: DSILVAS VISUAL COMMUNICATION