contenido
whiterborderver whiteborderhor whiterborderver
ceprinas.com
  Facebook LinkTwitter LinkHome LinkEmail LinkAdmin Link
logo_header blog
menubar_lat Quienes Somos Servicios Publicaciones Blog Contacto menubar_lat
lateralblog  

Febrero 24/16
MI HACER COMO ASTROLOGO HORARIO

blog1

Mi hacer como astrólogo horario nació cuando me asomé por primera vez a la página número 55 del libro titulado “Usted y la Astrología”, de Louis De Wohl, editorial AHR, Barcelona 1953. Quedé fascinado tras la proeza relatada por De Wohl de poder saber y por adelantado el tema y consecuencias del encuentro entre Hitler y Mussolini en el famoso Paso del Brenner el 4 de octubre de 1940. A partir de entonces, no he dejado un solo día de mi vida de interesarme por tan especial modalidad astrológica. Fue mi gran amigo Nelson Restrepo Jurado, en 1988, quien allanó las dudas que sobre el tema me consumían y que no me dejaban dormir. Valoro inmensamente la extrema paciencia que Nelson tuvo para conmigo y la calidez maestra de sus explicaciones y consejos.

El tiempo avanzó, inevitablemente así es, y mis años se fueron llenando del estudio y práctica de la astrología horaria. Confieso hoy que en aquellos años no tenía idea  hacia dónde iba a llegar con el nuevo conocimiento que en mi mente se abría paso.  Encantado estaba con este saber, pero no vislumbraba ni por asomo el alcance futuro del mismo.

En 1993, mis dudas, temores y todo lo que pudiera parecerse llegaron a su fin cuando por accidente, pues no era algo que tuviera planeado, en las vitrinas de la sede de la librería Panamericana de Unicentro en la ciudad de Bogotá, encontré un ejemplar del libro titulado “Astrología Horaria”, de Derek Appleby, editorial Sirio. Frente a mí y en mi poder estaba la mejor astrología horaria que pudiera encontrar en el mercado para ese momento. Su lectura me consumía horas y horas,  pues era consciente que no era nada fácil entenderlo todo, máxime cuando la cantidad de temas y normas ilustradas por el autor rebasaban mi apetito horario. Aceptaba que el tema era difícil, mas no imposible de allanar y practicar. Sobra decir que mi consagración al tema crecía y crecía de manera exponencial. No hubo día en que no estudiara y practicara lo aprendido bajo la dirección lejana del maestro inglés Derek Appleby, a quien incluso terminé bautizando “mi maestro del presente”.
Mis estudios de astrología horaria crecieron lo suficiente y más, y tanto como para sentirme muy seguro en 1998 de publicar mi primer libro sobre el tema, el cual titulé “Lo que me legaron mis antepasados”.  Un año después, en 1999, publicaba mi segundo libro de horaria, titulado “Historias Astrológicas”. Los años seguían avanzando y nuevos libros de mi autoría seguían publicándose, hasta completar un total de nueve. En 2010 publiqué mi libro electrónico titulado “Observándonos en la Distancia”. Amén de la gran cantidad de artículos, análisis y comentarios horarios que de mi autoría han sido publicados en diferentes listas profesionales de astrólogos, como por ejemplo Ptolomeo y Astrocuántica.

¿Qué puedo decir entonces ahora?

Simplemente que si no hubiera accedido a la obra de Derek Appleby nunca hubiera tenido el atrevimiento de llegar hasta donde he llegado con mis publicaciones. Sin Derek, la magia, ni el genio de la botella, nunca habría funcionado a mi favor. Con las enseñanzas de Appleby me fue mucho más fácil adentrarme en los textos de autores de los siglos que nos precedieron, de tal suerte que la lectura de libros como el “Libro Conplido” de Ben Ragel o los de Ben Ezra titulados “Juicios de las estrellas” se hizo más cómoda y sustanciosa.

En el año 2008, en la ciudad de Barranquilla, tuvo inicio  una nueva etapa de mi vida como astrólogo horario, pues vino a mí la obra de otro inglés, la del señor John Frawley. Desde entonces mi norte, la ubicación de mi estrella polar, cambió.  Cambié de amo, es lo que algunos bien pudieran entender, mas no de estudios. La horaria sigue tan viva en mí  en este momento como lo estuvo en un comienzo.

¿Qué puedo decir entonces ahora?

John Frawley me abrió una ventana en un piso más alto a la que me abriese años atrás Derek Appleby. En mi corazón sólo puede haber agradecimiento a la obra de Derek, pues sin ella nunca me hubiera sido tan fácil abocarme a los estudios de Frawley. Que son incluso puntos y formas distintas de hacer la horaria, lo acepto de manera total. Que son dimensiones diferentes, lo difundo hasta el cansancio. Pero lo cierto es que nos llega el momento en que debemos tomar partido, elegir el amo al que vamos a complacer con nuestros diarios servicios. En mi caso, aunque raye con la vil traición, elegí a Frawley. Pero insisto, el mérito de Appleby en mi vida es haber sido el punto de toque importante sin el cual nada de lo demás hubiera sido posible, ni siquiera el haberme encontrado con las enseñanzas de Frawley. Frawley es visto dentro del marco de mi vida como la continuación de Appleby. Lo uno sin lo otro no funciona y carece de soporte.

Tal vez, y digo tal vez con causa, alguien pueda llegar a John Frawley sin conocer a Derek, y lograr que todo le funcione bien; es decir, que pueda hacer una astrología horaria muy precisa y digna de los maestros que nos precedieron. Eso lo acepto. Pero más allá de que exista esa posibilidad, no puedo en mi caso negar mi pasado. No puedo nunca de un plumazo desconocer la importancia de Derek en mi vida como astrólogo horario.

Mejor aún sería para mí, y a manera de símil, abocarme a mencionar que lo de Derek Appleby fue como ir a la preparatoria, mientras que con lo de Frawley ha sido como ir a la universidad. Está claro que no puedo ir a la universidad sin antes haber cursado la preparatoria. Cómo no agradecerle a Derek Appleby si después de todo mis nueve libros de Astrología Horaria destilan en cada una de sus páginas sus enseñanzas. Si con John Frawley he subido el nivel, entonces que mejor que sea mi próximo libro el que sirva de prueba fehaciente de lo anterior, pues será un libro con 50 ejemplos de cartas horarias juzgadas apoyándome únicamente en las enseñanzas de mi nuevo amo y maestro en la distancia. ¿Por qué será que lo bueno en Horaria siempre viene de Inglaterra?

Perdón Maestro William Lilly que hasta este punto y hora no haya tenido la delicadeza de nombrarte y valorarte como lo mereces, pues no puedo menos ahora mismo decir y reconocer que ambos, mis dos maestros, reverencian tu nombre y que sin tus enseñanzas legadas ellos hubieran tenido que transitar en la oscuridad mucho más tiempo del que tuvieron que destinar.

Lo trascendente para mí, si es que así se le puede mencionar, será ver con mis propios ojos y cerebro si los análisis horarios realizados por Appleby resisten la prueba de ser juzgados bajo la óptica de Frawley. Mi interés, que quiero compartir con todos aquellos que puedan leer esto que ahora escribo, es tomar cada uno de los casos horarios juzgados y presentados por Derek en su libro de Astrología Horaria y revisarlos a la luz de las enseñanzas y postulados defendidos por Frawley. Un primer ensayo (una primera muestra de laboratorio) que realicé me acercó a la siguiente conclusión: ambos maestros obtienen o llegan a la misma sentencia sobre lo preguntado, pero las herramientas usadas por John Frawley le han permitido lograrlo más rápido, más simple y con menos esfuerzo.

En mi caso personal puedo acotar lo siguiente: mis primeros análisis horarios, juzgados y presentados al mundo a través de las listas Ptolomeo y Astrocuántica en 1997, se reconocen por la extensión exagerada de los mismos, siendo común que 10 o más páginas explicaran los pormenores en los que sustentaba mis conclusiones. La revista argentina “Cosmovisión”, editada por la señora Silvia Ceres, recrea en sus primeras ediciones mis análisis horarios sobre la sonada extradición a España del dictador chileno Augusto Pinochet. El hundimiento del crucero argentino “General Belgrano” en la guerra de las Malvinas en 1982, lo justifiqué en mis análisis horarios contenidos en más de 18 páginas. Sin duda era largo mi escribir y explicar de las cartas horarias. Ahora, mi momento actual de vida exige ahorro de tiempo, simpleza y total sencillez en cada uno de mis actos. Lo anterior finamente se ve reflejado en los últimos análisis horarios que he publicado en foros como el de Astrólogos del Mundo y Astrología Culta y Erudita, donde algunos de esos artículos no abarcan más de una página, o cuando más dos al ser incluida su respectiva carta gráfica y una que otra imagen. Prueba fiel de lo anterior es mi artículo sobre las pasadas elecciones en Argentina, donde pronostiqué el triunfo del señor Mauricio Macri. No puedo menos que reconocer que lo anterior es el producto de ser fiel a mi nuevo maestro. Creo que no podría ser de otra manera: la sencillez en todo sentido, unida a la claridad explicativa y conceptual, son señales inequívocas que por siempre han de distinguir a don John Frawley.

Giovanny Londoño Romero
Santiago de Cali - Colombia, enero 15 de 2016

whiteborderhor
CEPRINAS SE RESERVA TODOS LOS DERECHOS DE VENTA DE SUS SERVICIOS Y PRODUCTOS
© 2016 CEPRINAS - WEBDESIGN: DSILVAS VISUAL COMMUNICATION